Carlos ROJAS

Publicado

“20 Años despues”

 

Galería
Mayo 20 a Junio 30 de 2017



Carlos Rojas (Facatativá 1933 – Bogotá 1997) fue una de las figuras centrales del arte abstracto en Colombia y uno de los artistas que definió el curso de la abstracción en América Latina. Entre 1953 y 1954 realizó estudios paralelos de arquitectura en la Universidad Javeriana de Bogotá y de Bellas Artes en la Universidad Nacional de Colombia, y posteriormente en la Escuela de Bellas Artes de Roma, tras ganarse una beca en 1958.

 
Una vez finalizó su beca, el artista decidió emprender un viaje de regreso a Colombia por la ruta de Groenlandia. Visitó Alaska, Estados Unidos y México. Regresó a Colombia marcado por la experiencia que le habían brindado sus viajes por Europa y Norteamérica, en donde estaban los movimientos artísticos relevantes del momento, y empezó a enseñar la visión que le proporcionó su experiencia de vida y la decantación de su teoría artística.

 
Para entender la obra de Carlos Rojas es necesario entonces conocer el lenguaje que construyó y plasmó en las distintas series que comprenden su producción. Para el artista, la naturaleza es la base integral de todas las cosas y, por lo mismo, la que marcó el inicio de su trayectoria artística. Dibujos de animales, rostros, hojas, flores y fragmentos del cuerpo se constituyeron como el principio de la exploración de las formas, sus estructuras internas, las relaciones entre sus partes y sus proporciones geométricas. Su primera aproximación al “arte formal” se dio al final de la década del cincuenta con la serie Papeles Pegados, en la que desarrolló ideas heredadas del cubismo, con el objetivo de indagar en la fragmentación de los objetos y la superposición de materiales y colores. Fue durante este periodo que el artista empezó a utilizar materiales no convencionales como el hule y el plástico.

 
Su vida en Europa entre 1958 y 1959 le permitió acercarse a las ideas de la escuela de la Bauhaus. Fue en ese momento cuando la geometría y sus líneas se convirtieron en el pilar de su obra, como se ve en las series Ingeniería de la Visión, Signos y Señales, y Pueblos. Esta fue, sin duda, la etapa más racional de su obra, en la que predominó el formato cuadrado, la monocromía y las referencias arquitectónicas.

 
En la década del setenta, el artista empezó a cuestionar su visión del entorno, del país y de la tierra americana, dando así inicio al periodo de América, y a las series Horizontes y Cruzados. En Horizontes se evidencia una exploración en torno a los elementos que configuran el paisaje. Se estudia el color en función de la horizontalidad de la mirada y se habla de los tonos de las telas y los tejidos de los pueblos andinos. En Cruzados, por otra parte, se hace alusión a la figura de la cruz, un signo que aparece desde sus primeras obras abstractas como una forma de manejar la vida en la dimensión vertical y horizontal.

 
Al inicio de los años ochenta el artista emprendió el desarrollo de la serie Dorado, en donde la estructura conceptual de las formas precolombinas fue el punto de partida. En Dorado se revisita la historia, explorando lo que representó la conquista y lo que significó América para los españoles. Aquí la concepción religiosa sigue siendo un punto vital, pues se explora el concepto de lo sagrado a través del uso del color. Es, precisamente, la materialidad que se acumula en Dorado, la que da inicio a la serie Mater Materia, en la cual se hace referencia a la destrucción, al tiempo que se decanta y se limpia la obra: su interés por la perfección formal desaparece.

 
En Por Pintar, la última serie en la que trabajó hasta su muerte en 1997, el artista se propuso revisar el concepto de la pintura y resumió todos los momentos creativos de su trayectoria artística. En este conjunto de obras se habla del dolor y la tragedia, y asimismo se señala lo que está por hacerse, como si se tratase de una referencia al futuro.

 
La vasta y siempre renovada producción de Carlos Rojas demuestra la importancia de su obra dentro del desarrollo de la plástica colombiana. Su trayectoria artística da cuenta de su insaciable curiosidad por una multiplicidad de disciplinas como las ciencias sociales y las ciencias exactas. Dentro de su propuesta plástica se demuestra un interés particular por la materia, reflejado en el uso de materiales novedosos que manifiestan la influencia de grandes artistas a los que reinterpretó y apropió.

 
A lo largo de su vida, el artista fue escogido para representar a Colombia en muchas bienales internacionales de arte, entre las que sobresale la Bienal de Venecia en 1957, 1958, 1982 y 1990; la Bienal Internacional de México en 1958; la I Bienal de Quito en 1968, y la XIII Bienal Internacional de Sao Paulo en 1975, en donde ganó una de las diez menciones internacionales. Su obra hizo parte de los Salones Nacionales de Artistas de 1962, 1963, 1965, 1969, 1970, 1973 y 1992. En 1965 ganó el premio especial, en 1969 el primer premio otorgado por el jurado y en 1973 ganó el primer premio por segunda vez. Asimismo, participó en distintas exposiciones internacionales en las que se destaca su participación en el I salón de abril en Rio de Janeiro en 1965 y en el Salón Rodin de París en 1967.

 
En 1974, el Museo De Arte Moderno de Bogotá realizó la primera retrospectiva de su trabajo. En 1978 figuró como parte de la exposición “América Latina Geometría Sensible” en el Museo de Arte Moderno de Rio de Janeiro. En 1979 hizo parte de la muestra “Contemporary Sculpture” del Museo de Arte Moderno de Nueva York. Posteriormente, en 1992, fue invitado a participar en las exposiciones “Arte colombiano contemporáneo” en Sevilla, España; “Artistas Latinoamericanos del Siglo XX” en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y en el Museo Ludwig en Colonia, Alemania. En 1995, expuso como invitado en el Festival de Biarritz en Francia y se le hizo su segunda retrospectiva en el Museo de Arte Moderno de Bogotá.

 
Actualmente, la obra de Carlos Rojas se encuentra en diversas colecciones de museos en Colombia y en el exterior, como los Museos de Arte Moderno de Bogotá, Nueva York, Buenos Aires, Sao Paulo, Rio de Janeiro y Texas, así como en el Museo Sofía Imber en Caracas, la Biblioteca Luis Ángel Arango en Bogotá, entre muchas otras.

Obras


“Serie Papeles Pegados”

“Serie Ingenieria de la visión”

“Serie Cruzados”

“Serie America Horizontes”

“Serie Dorado”

“Serie Mater Materia”

“Serie Mutantes”

“Serie Por Pintar”

Obra sobre papel

no images were found


Escultura

no images were found


Obra Gráfica

no images were found

 

Panorámicas