Cynthia LÓPEZ

Publicado

“Eva”

 

Espacio Proyectos
Julio 6 a Septiembre 1 de 2017



La relación que Cynthia López (Cali, 1989) ha establecido con su práctica artística, la sitúa en un lugar paralelo a la práctica ritual, aquella acción esencial que la conecta con la experiencia sagrada. Es, precisamente, por esta razón que la obra de la artista no puede verse desligada del contexto de su propia existencia y de su reflexión sobre la misma. En este sentido, la presente exposición surge como una respuesta visual a la pregunta por su linaje femenino, de la vida transmitida de vientre en vientre, de las bendiciones y de las tristezas heredadas, ¿por qué no?, desde esa primera concepción de la mujer original: Eva.

 
Se trata de una búsqueda que nace de la intención de querer devolver los órdenes del amor (leyes o principios de la conciencia sistémica, arcaica o inconsciente por el que se rige todo sistema humano), a la colectividad de un alma familiar particular, a saber, aquella a la que la artista pertenece, iniciando con énfasis en los antepasados del lado femenino. Sin embargo, si bien la obra que aquí se presenta da preponderancia a la historia transmitida desde el vientre como aquello que llamamos linaje femenino, lo hace desde una perspectiva que integra la energía masculina como fuente y complemento creador.

 
En Eva, el espacio expositivo se aborda de manera que el tiempo pasado, el presente y el futuro se entrelazan para dar cabida al concepto de la exposición. Esta, entonces, resulta en la presentación de un individuo ante sus ancestros y sucesores, pidiendo el reconocimiento y las bendiciones para transformar con las acciones de su propia vida todo aquello que debe ser sanado en la colectividad.

 
Es innegable el reconocimiento de hacer parte activa de un presente ligado a una cadena infinita, la cual se extiende hacia el pasado y hacia el futuro, como la vida misma, en la que la artista deviene en un eslabón pasajero. La conciencia de lo descrito anteriormente despierta a su vez el deseo de hacerse responsable de la existencia propia en relación a la colectividad a la que pertenece, buscando de este modo, alcanzar un bienestar y un crecimiento conjunto.

 
El mural, por demás, responde a un presente que se crea en el transcurso de la exposición y se pregunta ¿sucede?, trayendo un elemento propio de los cuestionamientos del arte contemporáneo.

 

Panorámicas