Noviembre 5 al 28 | 2015

José Horacio Martínez «Travesías»

Galería 1er Piso

Noviembre 5 al 28 de 2015

 

Como cartas de navegación para un viaje ad portas de zarpar, uno que promete llevarnos a dominios inhóspitos, la pintura de José Horacio Martínez nos involucra en su espacialidad tan prematuramente que cuesta dejar de observarla, de habitarla una vez nos enfrentamos a ellas. Un solo vistazo basta para entrar. No así para salir.

Continentes, islas, océanos, montes, desiertos, selvas, colinas, ríos, lagos, cascadas, cañones, mesetas, nevados, cordilleras, playas, litorales e istmos aparecen y se desvanecen tan rápidamente que no resulta claro que estén ahí. Un parpadeo deja fuera de foco el relato que venía trascurriendo. Cuesta mantener la atención para seguir la ruta, si es que existe alguna.

Edwin Monsalve «La Imposibilidad Del Paisaje»

Galería 2do Piso

Noviembre 5 al 28 de 2015

 

En algún momento de la prehistoria, el globo terráqueo se vio cubierto por una capa espesa de humo y ceniza. Dice la teoría evolutiva que un agente externo, uno que llego de afuera de este mundo, coinvirtió el planeta azul en lo que hoy conocemos, dejando atrás bestias de enorme tamaño, y una vegetación diferente, de gigantescos helechos, que al igual que esos animales colosales, con el tiempo, se convirtieron en depósitos de energía fósil que desde hace más de un siglo alimentan el avance de la humanidad hacia un lugar que ni ella misma conoce.

Para su extracción, la industria y la tecnología del petróleo palabra que proviene del griego “aceite de piedra”, como se ha denominado esta sustancia oscura, más ligera que el agua y de propiedades excepcionales ha llegado a limites inusitados.

Adriana Ciudad «Debajo Del Agua»

Espacio Proyectos

Noviembre 5 al 28 de 2015

 

Si buscamos la raíz etimológica de “hipopótamo” en el griego antiguo, ésta nos llevará a la composición: debajo del agua. Efectivamente los hipopótamos son aquella especie semi-acuática que vive sumergida en los ríos, en cierta forma ocultos en las profundidades de los arroyos o elevando sus pupilas por encima del agua de los afluentes.

La intervención de Adriana Ciudad que se presenta en la Galería El Museo toma la referencia de los hipopótamos que trajo Pablo Escobar en los años ochenta. Una vez el narcotraficante fue asesinado, los animales escaparon de la Hacienda Nápoles, perdiéndose por la selva colombiana y multiplicándose a las orillas del río. Hoy en día estos mamíferos artiodáctilos han hecho de los parajes cercanos a los cauces y quebradas su lugar de morada.